Preguntas frecuentes

Si tiene alguna duda aquí podemos ayudarle

¿Qué es un alergólogo?

Es un médico epecialista en el estudio diagnóstico y tratamiento de enfermedades alérgicas o hipersensibilidad así como trastornos relacionados con el sistema inmunológico.

¿Se pueden prevenir las enfermedades alérgicas?

Si, aunque no de una forma definitiva o uniforme, pero tiene como objeto el reducir o retardar la presencia de la alergia.

Todo paciente que cursa con una enfermedad a nivel de vías respiratorias altas y bajas, deberá de conocer que dentro de su tratamiento las medidas de saneamiento ambiental juegan un papel importante en cuanto a la presencia o ausencia de síntomas.

Así como aquellos que presentan alergia a alimentos el cuidar la exposición a estos evitará la presencia de síntomas.

¿Qué son las medidas de saneamiento ambiental?

Son aquellos cuidados que se deben de realizar alrededor de un paciente alérgico: evitar el humo del cigarro, infecciones respiratorias, cambios bruscos de temperatura, estancias prolongadas en lugares donde haya mucho polvo, exposición prolongada a olores fuertes y a animales domésticos, ingestión de alimentos y/o medicamentos que causan daño; etc.

¿Se curan las enfermedades alérgicas?

No se logra una curación completa en el 100% pero si una remisión de los síntomas y periodos asintomáticos por tiempos prolongados.

En la mayoría de los casos la respuesta del organismo que se observa a la exposición de diferentes alergias o factores que producen la enfermedad, produciendo una memoria inmunológica en la producción subsecuente de defensas o anticuerpos que van a defender contra los agentes extraños.

Nuestro sistema inmune y las alergias

La alergia, (también conocida como hipersensibilidad inmediata) se define como una “sensibilidad” anormal a una sustancia que es generalmente inofensiva para lo demás.

El objetivo de las reacciones inmunes normales es defenderse contra sustancias extrañas o microbios, las alergias, sin embargo, son un tipo de reacciones inmunes exageradas, que causan daño ó inflamación, también son diferentes de las reacciones inmunes “protectoras” que se producen en nuestro cuerpo después de la vacunación (vacuna triple, contra el sarampión o contra el neumococo) o cuando se sufre una infección natural.

Se estima que aproximadamente de 10 a 15% de la gente padece de algún tipo de enfermedad alérgica, y existe evidencia de que la incidencia de estas enfermedades está aumentando en todo el mundo.

Asma bronquial

El asma bronquial es una enfermedad en la que se inflaman los bronquios, en forma recurrente ó continua, lo que produce una obstrucción de los tubos bronquiales.

La inflamación bronquial se caracteriza por: secreciones bronquiales más espesas y más abundantes (“hiper-secreción”) o hinchazón interna de los bronquios (“edema”) o contracción sostenida de los músculos que rodean a los bronquios (“bronco espasmo”) o destrucción y cicatrización de la membrana celular superficial de los bronquios. Bronquio normal bronquio inflamado y con espasmo. Todos estos cambios inflamatorios pueden suceder de una forma brusca (asma aguda) ó en forma lenta y continua (asma crónica).

Los síntomas más frecuentes son: tos, dificultad respiratoria, sibilancias y flemas. Molestias menos frecuentes: dolor torácico, dolor abdominal, sensación de opresión en el pecho, angustia, cianosis (coloración azulada de labios ó uñas), sudoración profusa, manos y pies fríos, palidez, estornudos, moco claro ó escurrimiento nasal, obstrucción nasal (mormada) y comezón de nariz y ojos.

En nuestro medio, al asma bronquial se le conoce también como: “bronquitis”, “bronquitis asmática”, “bronquitis asmatiforme”, “bronquitis espástica”, “broncoespasmo”, “alergia bronquial”, “tos asmática” “hoguillo”,etc. .
Aproximadamente el 10% de la población padece asma bronquial ó la ha padecido en algún tiempo.

Glosario